OPORTUNIDADES EN CHILE

OPORTUNIDADES EN CHILE


SANTIAGO DE CHILE, lugar de oportunidades.

Durante la última Asamblea Anual del Capítulo Iberoamericano de la IECA, realizada durante el encuentro internacional de la IECA (Environmental Connection), se escogió a Chile como la sede del próximo Congreso Iberoamericano de Control de Erosión y Sedimentos, a realizarse por primera vez en conjunto con el II Congreso Internacional de Ecología y Sedimentos de la Iniciativa Internacional de Sedimentos (ISI) de Unesco.

Después de nuestra grata experiencia en Cartagena, será Santiago de Chile la ciudad que nos acogerá en el IX CICES y II ISI, para abrazar el suelo. Observaremos la compleja y diversa condición de la erosión y sedimentos en Iberoamérica, desde este magnífico país, asegurando que día a día seamos más los que abrazaremos el suelo por la salud del ambiente de nuestra región.

Santiago será un lugar de oportunidades, puesto que sus mandatarios promueven políticas de eficiencia y competitividad en Chile, mediante el fortaleciendo de la inversión en infraestructura energética, hídrica y de trasporte.

RECURSO HÍDRICO

h

Calidad en el recurso hídrico es lograr calidad y cantidad de agua en niveles que sean aceptables para el ser humano y su medio ambiente. Es decir, que aseguren la salud, la producción sustentable y los ecosistemas. Se debe asegurar además que los riesgos asociados al agua para las personas, el medio ambiente y la economía se controlen de forma aceptable. Agua potable, tratamiento y recolección de aguas servidas, drenaje de aguas lluvias son importantes temas que se tratan en Chile.

Lograr este objetivo implica obras para una distribución racional del recurso, logrando su regularidad para periodos de escasez, tanto en lo urbano como en lo rural, dentro de una política para una vida digna.

En el siglo XIX, Chile presentó un crecimiento de su superficie de infraestructura hídrica, que es la base de la producción actual. Permitió un fuerte crecimiento en las exportaciones de productos como el cobre, fruta fresca, vinos, celulosa, los productos agrícolas, forestales y acuáticos, los que representan más del 70% de las exportaciones. Así, 7 de cada 10 litros de agua que se consumen en Chile atienden necesidades de regadío y el resto se divide en proporciones similares entre uso doméstico, minería e industria.

De acuerdo al Informe de Infraestructura Crítica para el Desarrollo (ICD), se calcula que se invertirán US$12.540 millones hacia el año 2025, para realizar las obras que requiere el sector, tales como modernizar la distribución del agua, lograr niveles adecuados de agua potable y saneamiento en zonas urbanas y rurales, mejorar la provisión actual, implementar drenajes y ampliar la cobertura de aguas servidas.

ENERGIA

h

La energía es fundamental para el desarrollo. Cada país y cada ciudadano tiene derecho a la energía requerida para subsistir, pero también está obligado a ser responsable con el medio ambiente.

Hoy en día, algunas de las fuentes energéticas están dadas por el uso de combustibles fósiles, con emisiones de CO2 y riesgo permanente para el medio ambiente. Como cada día las necesidades energéticas irán en aumento, debemos propiciar el uso de energías limpias.

En Chile, los sistemas energéticos actuales son básicamente dos; uno denominado SIC (Sistema Interconectado Central), el cual abastece a la población residencial, industrial y comercial en un 60%. El 40% restante abastece a clientes industriales y mineros. El  SIGN (sistema interconectados General del Norte) posee una alta generación de carbón y abastece a la demanda minera de cobre.

En materia de inversión en transmisión, lo más importante del periodo será la construcción de la línea que interconectará al SIC con el SING, con obras que costarán US$847 millones. La conexión de los 600 km que los separan es uno de los proyectos más esperados, pues agregará seguridad al sistema y permitirá reducir costos. Juntos sumarán el 99% de la capacidad instalada de generación energética en Chile.

La estimación de las necesidades de inversión entre los años 2016 y 2025 están marcadas por una reducción significativa en la infraestructura requerida y alcanzan los US$11.566 millones para el año 2025.

INFRAESTRUCTURA VIAL

h

El desarrollo económico de una región depende de una infraestructura de calidad que le permita competir en igualdad de circunstancias en el entorno del comercio internacional. Mide la capacidad para mover productos de manera ágil y eficiente, implica la infraestructura física en general y a la de transporte en particular. Puertos  marítimos, terrestres, aéreos, vías interconectadas entre las diferentes regiones y sus puertos, son imprescindibles para el comercio interno y global.

Cerca de 80.000 kilómetros de carreteras cruzan el territorio chileno, cubriendo una geografía diversa y compleja. Pero debe evolucionar hacia una infraestructura inteligente que incorpore elementos de control y gestión con tecnologías de punta.

El sistema concesionado requiere mantenimiento, finalizar proyectos y ampliaciones. Se considera un total de 3.205 kilómetros de vías concesionadas. Las inversiones requeridas en vialidad interurbana (incluyendo concesiones y vías no concesionadas), considerando nuevas obras, mantenimiento y ampliaciones de capacidad, ascienden a más de US$20 mil millones en el período 2016-2025.

h
h

AEROPUERTOS

La inversión para modernizar los aeropuertos será de US$1729 millones.

PUERTOS

Respecto a los requerimientos de inversión en infraestructura, se estima que entre 2016 y 2025 ésta ascenderá a US$4.390 millones, considerando tanto las obras en curso como los nuevos proyectos en carpeta de las empresas portuarias.

FERROCARRILES

La inversión en el sistema ferroviario estatal, entre los años 2016 y 2025, muestra cifras en el entorno de US$1.600 millones, de los cuales US$990 millones deberían ejecutarse en el período 2016-2020 y el resto hacia el año 2025.

+ RECURSO HÍDRICO

RECURSO HÍDRICO

h

Calidad en el recurso hídrico es lograr calidad y cantidad de agua en niveles que sean aceptables para el ser humano y su medio ambiente. Es decir, que aseguren la salud, la producción sustentable y los ecosistemas. Se debe asegurar además que los riesgos asociados al agua para las personas, el medio ambiente y la economía se controlen de forma aceptable. Agua potable, tratamiento y recolección de aguas servidas, drenaje de aguas lluvias son importantes temas que se tratan en Chile.

Lograr este objetivo implica obras para una distribución racional del recurso, logrando su regularidad para periodos de escasez, tanto en lo urbano como en lo rural, dentro de una política para una vida digna.

En el siglo XIX, Chile presentó un crecimiento de su superficie de infraestructura hídrica, que es la base de la producción actual. Permitió un fuerte crecimiento en las exportaciones de productos como el cobre, fruta fresca, vinos, celulosa, los productos agrícolas, forestales y acuáticos, los que representan más del 70% de las exportaciones. Así, 7 de cada 10 litros de agua que se consumen en Chile atienden necesidades de regadío y el resto se divide en proporciones similares entre uso doméstico, minería e industria.

De acuerdo al Informe de Infraestructura Crítica para el Desarrollo (ICD), se calcula que se invertirán US$12.540 millones hacia el año 2025, para realizar las obras que requiere el sector, tales como modernizar la distribución del agua, lograr niveles adecuados de agua potable y saneamiento en zonas urbanas y rurales, mejorar la provisión actual, implementar drenajes y ampliar la cobertura de aguas servidas.

+ ENERGIA

ENERGIA

h

La energía es fundamental para el desarrollo. Cada país y cada ciudadano tiene derecho a la energía requerida para subsistir, pero también está obligado a ser responsable con el medio ambiente.

Hoy en día, algunas de las fuentes energéticas están dadas por el uso de combustibles fósiles, con emisiones de CO2 y riesgo permanente para el medio ambiente. Como cada día las necesidades energéticas irán en aumento, debemos propiciar el uso de energías limpias.

En Chile, los sistemas energéticos actuales son básicamente dos; uno denominado SIC (Sistema Interconectado Central), el cual abastece a la población residencial, industrial y comercial en un 60%. El 40% restante abastece a clientes industriales y mineros. El  SIGN (sistema interconectados General del Norte) posee una alta generación de carbón y abastece a la demanda minera de cobre.

En materia de inversión en transmisión, lo más importante del periodo será la construcción de la línea que interconectará al SIC con el SING, con obras que costarán US$847 millones. La conexión de los 600 km que los separan es uno de los proyectos más esperados, pues agregará seguridad al sistema y permitirá reducir costos. Juntos sumarán el 99% de la capacidad instalada de generación energética en Chile.

La estimación de las necesidades de inversión entre los años 2016 y 2025 están marcadas por una reducción significativa en la infraestructura requerida y alcanzan los US$11.566 millones para el año 2025.

+ INFRAESTRUCTURA VIAL

INFRAESTRUCTURA VIAL

h

El desarrollo económico de una región depende de una infraestructura de calidad que le permita competir en igualdad de circunstancias en el entorno del comercio internacional. Mide la capacidad para mover productos de manera ágil y eficiente, implica la infraestructura física en general y a la de transporte en particular. Puertos  marítimos, terrestres, aéreos, vías interconectadas entre las diferentes regiones y sus puertos, son imprescindibles para el comercio interno y global.

Cerca de 80.000 kilómetros de carreteras cruzan el territorio chileno, cubriendo una geografía diversa y compleja. Pero debe evolucionar hacia una infraestructura inteligente que incorpore elementos de control y gestión con tecnologías de punta.

El sistema concesionado requiere mantenimiento, finalizar proyectos y ampliaciones. Se considera un total de 3.205 kilómetros de vías concesionadas. Las inversiones requeridas en vialidad interurbana (incluyendo concesiones y vías no concesionadas), considerando nuevas obras, mantenimiento y ampliaciones de capacidad, ascienden a más de US$20 mil millones en el período 2016-2025.

+ AEROPUERTO - PUERTOS - FERROCARRILES
h
h

AEROPUERTOS

La inversión para modernizar los aeropuertos será de US$1729 millones.

PUERTOS

Respecto a los requerimientos de inversión en infraestructura, se estima que entre 2016 y 2025 ésta ascenderá a US$4.390 millones, considerando tanto las obras en curso como los nuevos proyectos en carpeta de las empresas portuarias.

FERROCARRILES

La inversión en el sistema ferroviario estatal, entre los años 2016 y 2025, muestra cifras en el entorno de US$1.600 millones, de los cuales US$990 millones deberían ejecutarse en el período 2016-2020 y el resto hacia el año 2025.

Todos estos esfuerzos en mejorar las condiciones de competitividad de Chile implican obligatoriamente una afectación al suelo, con efectos de erosión y sedimentos, los que nos obligan a un análisis de fuentes y efectos a comprender y contener, aportando así al desarrollo sustentable de un hermoso país como Chile. Es un reto para el control de erosión y sedimentos, el cambio climático y las políticas que debemos promover, invitándonos a mirar más de cerca el caso chileno en nuestro IX CICES y II ISI.

Por tanto, los invito desde ahora a ser partícipes de las iniciativas, investigaciones y experiencias que aportarán cada día más a nuestra región.

NOS VIMOS EN CARTAGENA PARA HABLAR DE EROSIÓN, EN SANTIAGO DE CHILE SEGUIREMOS LA DISCUSIÓN.

Ricardo Schmalbach

Presidente IECA IBEROAMERICA