Desastre en la Amazonia

La Amazonía cuenta con seis millones de kilómetros cuadrados, es la mayor selva tropical del mundo y abarca territorios en nueve países diferentes.

En los últimos años la deforestación ha conducido a una pérdida de un millón de kilómetros cuadrados de masa forestal es decir la quinta parte de su superficie Amazónica.

El Instituto de Recursos Mundiales nos muestra los territorios amazónicos en los que la deforestación es más alta a nivel mundial.

El cambio del uso de la tierra es permisivo en el Amazonas, sea legal o ilegalmente se permite que cada día se pierda mayor proporción de la selva. Particularmente en Brasil, se permite la eliminación de selva para ganadería. Se calcula que el 80% de la deforestación en la Amazonía brasileña, tiene este objetivo. Es la deforestación la que incrementa los incendios.

¿Cómo lograr la sostenibilidad de la selva amazónica y la vida que alberga?  Cada día se ve amenazada por deforestación, y en la época de incendios desprotegida.

La Amazonia pierde cada día más masa forestal, las noticias indican que esta pérdida equivale a una quinta parte de su superficie.  Y en el año 2018 se registró la desaparición de más de 1,3 millones de hectáreas, reveló en abril el informe de Global Forest Watch, del Instituto de Recursos Mundiales.  Brasil, hogar de la mayor parte del Amazonas, encabezó la lista del país que más bosques tropicales primarios o nativos perdió.  (https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-48835516)

 

 

Los incendios forestales están dados por diferentes factores a saber:

Tormentas eléctricas,

Fuego provocado para establecer áreas de cultivo:

  • Costumbre ancestral de las comunidades locales en la que se tumba el bosque y se quema como una manera de preparar el suelo a la siembra de maíz, yuca, plátano, etc.).
  • Deforestación y quema para pastizales. Limpieza de pastizales a borde de la foresta por fuego en actividades ganaderas.

Piromanía.

Incendios espontáneos por altas temperaturas.

Todos estos eventos requieren de condiciones comunes que facilitan la propagación del incendio, como son: ausencia de lluvias, altas temperaturas, bajos niveles de los ríos, lagunas, lagos, y humedales, sequedad de los suelos y alta temperatura en ellos, baja humedad ambiental, ausencia o baja nubosidad, baja humedad en la cobertura vegetal y altas concentraciones de resinas, exceso de materia orgánica seca en suelos y foresta.

Con estos ingredientes que se presentan por lo general en los meses de agosto y septiembre, se da el caldo de cultivo para un incendio, si a esto se suma los vientos producidos por el calentamiento del aire el fuego se extenderá sin control.

¿Bien, ya conocemos las condiciones propias para el inicio de un incendio forestal, ahora, como lo contenemos?, se requiere llevar a cabo acciones, ya que difícilmente se producen lluvias en esta época seca, se debe programar un curso de acción con determinación y políticas claras para actuar en prevención y posterior contención de los conatos de incendio.  Es importante tener en cuenta que la prevención es relevante puesto que, si el incendio se produce, su contención implica recursos que difícilmente serán aportados o fondeados. Además, posterior al incendio hay que proceder con acciones de remediación y reparación, implicando acciones claras, previamente planificadas y tendientes no solo a remediar sino a prevenir y evitar la repetición del evento.

Ahora si nos centramos en la ubicación de la amazonia, las condiciones de comunicación y la inmensidad de la cuenca amazónica obligan a una acción conjunta de los países allí sentados. La responsabilidad prima, está en ellos, pero la responsabilidad final está en todos y cada uno de nosotros. No es aceptable que por condiciones de requerimientos de materias primas se induzca a la explotación de los recursos sobre los límites de aportes de estabilidad de los ecosistemas, cuando se superan estos límites el ecosistema se colapsa. Extracción de madera, deforestación para ganadería y agricultura, y la minería ilegal, principalmente, están induciendo al colapso de los ecosistemas que forman la gran cuenca amazónica en todos sus niveles, desde la alta montaña andina pasando por el pie de monte amazónico hasta el vaso inundable en la baja amazonia.

En este ámbito de cosas, la afectación del suelo conlleva a varios estadios:

Perdida de la biota edáfica, de micro y macro nutrientes y la materia orgánica.

Pérdida de la productividad de los suelos

Exposición del suelo a efectos erosivos de agua y viento.

Aumento en los niveles de sedimentos depositados en la cuenca induciendo a cambios en los cursos de aguas e inundaciones.

Desplazamiento y extinción de especies de la fauna y flora.

Aumento de la temperatura promedio de la zona afectada por efectos de radiación solar.

Aumento en la concentración de co2 plantario y por tanto de la temperatura planetaria.

 

ACCIONES CONCRETAS, EL QUE HACER PARA PREVENIR

Primero, educar a la comunidad en la importancia del buen manejo de su entorno y su medio de existencia.

Segundo, crear políticas claras y aplicables que permitan actuar en la prevención y conservación del medio de sobrevivencia de la especie humana en el planeta.

Tercero, establecer normas internacionales sobre la compra, uso, manejo y disposición de materias primas e insumos que provengan de actividades amigables con el medio ambiente y el entorno a fin de impedir actividades ilícitas de explotación de recursos que solo van en detrimento del ambiente.

Cuarto, crear recursos humanos, técnicos y económicos que actúen en prevención, contención y remediación.

 

——————————————————-

 

¿Qué ocurrirá ahora con estos incendios?

Según earthobservatorynasa.gov A partir del 16 de agosto de 2019, los análisis satelitales de la NASA indicaron que la actividad total de incendios en la cuenca del Amazonas este año están cerca al promedio en comparación con los últimos 15 años. La actividad parece estar por encima del promedio en los estados de Amazonas y Rondônia, y, por debajo del promedio en Mato Grosso y Pará.

 

Pablo García-Chevesic director del programa de Sedimentos de Unesco expresa: “Lo que ocurre en la selva amazónica no tiene precedentes y trae consecuencias desastrosas no sólo para los ecosistemas locales, sino además para el planeta entero, pues dicha masa boscosa se considera como el pulmón principal que tenemos en el hemisferio sur. En otras palabras, este incendio disminuirá la capacidad mundial de absorber CO2, lo que se traduce en una aceleración de los procesos ligados al calentamiento global, sin mencionar la inmensa cantidad del gas carbónico que se libera a la atmósfera durante el incendio en sí. Es indispensable comenzar ya con planes de reforestación masiva en países del hemisferio sur, para así contrarrestar esta lamentable pérdida”

Jesús Cardozo anota: “Mucha preocupación nos ha causado enterarnos del incendio de una vasta región de la Selva Amazónica, lo más triste es que incendios forestales de dimensiones aún de menor magnitud como los ocurridos en California, España, Chile y algunos otros países, o inclusive el incendio de la Catedral de Notre Dame en París, recibieron una cobertura periodística mucho más amplia y oportuna que la de la Amazonía, considerada como pulmón del mundo.

Pensamos que habrá de buscarse causas y responsabilidades del mismo, pero en este preciso momento es hora de convocar a los equipos especializados en mitigar los incendios forestales de las regiones mencionados líneas arriba, para apaciguar el fuego lo antes posible; esta debe ser una convocatoria global. “

 

La mayor tarea que quedará pendiente, luego de sofocado el fuego, será revegetar las áreas afectadas; para ello es importante cuidar de la erosión esa fina capa de suelo orgánico conformada a lo largo de millones de años. Habrá que definir las secciones de mayor pendiente, donde ese proceso erosivo será más acelerado, y tener en cuenta que en la amazonia llueve prácticamente todos los días, pese a que la estación de menor precipitación debe estar ad portas de concluir. Iecaiberoamerica podrá aportar el trabajo voluntario de sus profesionales especialistas para colaborar en esta labor.

Esta tarea debe estar acompañada coordinadamente con la buena voluntad de las diversas empresas internacionales fabricantes de Mantos de Control de Erosión Orgánicos o Biodegradables y de otras técnicas de control de erosión, para que efectúen sus donaciones y asesoramiento técnico para su instalación de los mismos.

 

Entendemos que más adelante los gobiernos y organizaciones internacionales generaran y canalizaran los fondos de ayuda necesaria para asistencia, y remediación, pero normalmente el proceso burocrático toma su tiempo determinado, y los trabajos de revegetación deben iniciarse lo antes posible.

Dejar comentarios

Traducir »